Your address will show here +12 34 56 78
Frutas Cítricas

Clementina

La mandarina tiene el nombre científico de Citrus reticulata y pertenece a la familia de las Rutáceas o Rutaceae.

El árbol de la mandarina, llamado mandarino, es un árbol pequeño, no suele superar los 5 metros de altura, por lo cual, es fácil de cuidar y de mantener en nuestros jardines. De esta forma tendremos mandarinas frescas todos los años. Además, las hojas del mandarino tienen un olor intenso que perfuma todo el jardín.

La mandarina, a diferencia de otros cítricos, es fácil de pelar, por lo cual es ideal para los niños, que siempre suelen ser reticentes a la hora de pelar las frutas.

A pesar de ser una fruta de invierno, se puede encontrar facilmente en los comercios durante todo el año. Esto se debe a las técnicas avanzadas de conservación y almacenaje que se llevan a cabo. Si deseamos frutas del tiempo, tendremos que adquirir las mandarinas durante los meses de septiembre a mayo.

La mandarina forma parte importante de la economía española. No en vano, España es uno de los principales productores de mandarinas del mundo. Aunque muy por detrás de China, que es el país que más mandarinas produce.

No solamente se consume los gajos que se encuentran en el interior de la fruta, la corteza o piel también se consume. Esta piel sirve para decorar pasteles, tartas y otros productos de pasteleria. Además, de la piel de la mandarina se extrae un aceite esencial que se utiliza en las industrias de la cosmética y de la perfumeria, para elaborar jabones perfumados, perfumes, aceites esenciales para masajes y aromaterapia. Asimismo, los mandarinos son plantados en algunas ciudades y jardines del mediterráneo como elemento de decoración.

Propiedades de la Clementina

La vitamina C es el punto fuerte de la mandarina. Además, contiene vitamina A y ácido fólico. Entre los minerales más relevantes se encuentran el potasio, fósforo, calcio, magnesio e hierro.

1. La mandarina tiene propiedades antioxidantes. Elimina los radicales libres del organismo.

2. La mandarina ayuda a reducir el colesterol alto.

3. La mandarina previene y alivia los síntomas de los resfriados y de los estados gripales.

4. La mandarina previene la anemia. Aumenta la absorción de hierro en el organismo.

5. La piel de la mandarina tiene propiedades expectorantes. La cocción de la piel y, posterior inhalación del vapor, ayuda a eliminar la mucosidad de las vías respiratorias y alivia los estados asmáticos.

6. Los tratamientos terapéuticos con aceites esenciales de mandarina, previenen el estrés y los estados depresivos. Tanto los masajes como la aromaterapia ayudan a estos fines.

7. Las infusiones con piel de mandarina reducen los niveles de azúcar en la sangre.

8. Las mandarinas mejoran el tránsito intestinal al contener fibra.

9. Las mandarinas mejoran la salud cardiovascular.

10. Las mandarinas alivian los síntomas de la artritis.

11. Las mandarinas tienen propiedades antivirales.

12. Las mandarinas ayudan y previenen enfermedades neurodegenerativas.

13. Las mandarinas mejoran los tiempos de cicatrización.

14. Las mandarinas tienen propiedades antisépticas.

Vitaminas:

A y C

Minerales:

Potasio, Fósforo, Calcio, Magnesio e Hierro

Otras Propiedades:

Ácido Fólico